viernes, 11 de enero de 2013

Reconectar con la Esencia

  Hace unos meses me sucedió algo increible. Estaba preparando una exposición con una serie de pinturas terminadas, un dossier preparado con el material y a punto de dar el salto a la galería cuando de repente asistí a una exposición de pintura abstracta.

La figuración siempre fue mi aliada pero en aquella exposición en la que la artista explicaba su obra (Naroa Armendariz) y el proceso de su trabajo me sentí fuertemente identificado. La pintura era pasión, pura adrenalina plasmada en el lienzo.

 Las pinturas que me emocionaron hacer tiempo atrás poco tenían que ver con lo que estaba haciendo actualmente. Me dejé llevar más por los consejos y comentarios de amigos que por la necesidad de sacar el veneno que portaban mis venas.

La decisión fue radical, dejé a un lado esas pinturas que aunque eran correctas no poseían la pasión  ni el caracter suficiente que le caracterizaba a mi obra. No quería presentar un trabajo ajeno a mi con el que me sentía poco o nada identificado.

Sucede raras veces pero esa obra me recordó el por qué de ser artista, mi necesidad de crear.
Esa obra reconectó con mi esencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario